For privacy reasons YouTube needs your permission to be loaded.
I Accept

‘La Soledad’ es una canción antigua que ha recuperado con nuevos arreglos, pero que mantiene la colaboración del cantante de Ketama, Antonio Carmona

El cantante y compositor cordobés Lin Cortés ha publicado en las últimas horas La Soledad, el segundo y último adelanto de su nuevo disco tras Gipsy Evolution (2014), y que está previsto que salga en la primavera de 2019. Se trata de una canción en la que colabora el cantante de Ketama, Antonio Carmona, y que toma el relevo de Volar, que vio la luz en verano.

La Soledad es distinta a aquella. Se trata casi de un clásico para el cantante y compositor cordobés, que recientemente ha colaborado en el disco de Rosalía, pues ya estaba incluida en su primera maqueta. “Es una canción que tiene como quince años. Estaba por ahí y nos apetecía sacarla”, explica por teléfono Cortés, que ha revestido de negrura flamenca esta pieza, una balada que juega, en parte, a seducir a partir del choque frontal de dos voces flamencas tan personales -y rotas- como las de Cortés y Carmona.

A ellas se suma a los coros Ángeles Beltrami. “Es la primera vez que canta en su vida”, relata Cortés, que, al igual que el resto del disco, ha grabado La Soledad en Córdoba con su banda habitual e invitados ilustres.

Así, a sus aliados habituales, David Bao a la batería, Tony Romero a las teclas, y Josué Ronkío al bajo, se ha sumado el mítico guitarrista Ricardo Marín, al tiempo que el propio Lin Cortés se ha encargado de las cuerdas.

Todo ello, se ha grabado, según indica el cantante, “de manera artesanal, con banda y con músicos en el estudio a la antigua usanza”. Un método de grabación que es palpable en el sonido de una canción en la que Cortés canta con su habitual quejío “”Me emborracho de notas, de vino y de flamenco”. El resto del disco, en apenas unos meses.